ENVÍO REFRIGERADO GRATUITO PARA PEDIDOS SUPERIORES A 60€

Envío refrigerado gratuito para pedidos superiores a 60€

  • No hay productos en tu carrito.

COMPOTA DE NARANJA AMARGA SEVILLANA Y MATALAUVA

9,90

Compota de naranjas amargas de Sevilla (80%) maceradas con matalauva, limón y azúcar panela (20%).

Todas nuestras compotas están elaboradas con fruta fresca, cultivada por pequeños productores locales de forma ecológica y en su temporada. Nosotros la transformamos de manera manual y natural, extrayendo mediante una cocción lenta todo su jugo y azúcares para conservarla durante más tiempo y poder así consumir atemporalmente.
Como se ha hecho toda la vida.

Una vez abierta, conservar en frío entre 2º y 8ºC.


  • Ingredientes Naranja amarga, matalauva limón y azúcar panela
  • Consumo preferente 60-90 días
  • Cantidad 300gr.

Agotado

Descripción

NUESTRO TALLER DE ELABORACIÓN

La alimentación honesta y sostenible es una de nuestras grandes pasiones. Por ello desarrollamos una línea de conservas naturales elaboradas a base de ingredientes locales y ecológicos, que nos permitan disfrutarlos atemporalmente: compotas, fermentados, salsas, postres, chutneys… preparados mediante una cocina con recetas propias y sencillas, con el fin de dar el protagonismo a la rica materia prima.

Ésta se merece unas manos que la trabajen con respeto y eso es lo que hacemos en nuestro taller de producción. Para hacer nuestras compotas la fruta es lavada y cortada a mano, evitando los procesos mecánicos. Posteriormente se deja macerar durante 24 horas junto al azúcar panela y especias. Nos gusta hacer hincapié en que utilizamos un máximo del 20% de azúcar sobre el peso neto de fruta, pues queremos que predomine el sabor original.

Para ello la mezcla se cocina a fuego bajo y muy lentamente, extrayendo así todos los azúcares naturales presentes en la fruta. Es una cocción prolongada que requiere paciencia, mucho mimo y atención. Finalmente envasamos uno a uno cada bote, a cucharón y los cerramos al vacío empleando el método de Appert.

El resultado es una compota concentrada y caramelizada, que sabe a fruta, y en la que se percibe la impronta propia del trabajo humano.

 

También te recomendamos…